ADOS-2. Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo – 2

ADOS-2. Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo – 2

De manera general, el trastorno del espectro autista se diagnostica cuando los déficits en la comunicación social están acompañados por comportamientos excesivamente repetitivos, por intereses restringidos y por obstinación en seguir una rutina diaria fija. Puede parecer sencillo el dictamen, sin embargo, no lo es debido a la alta comorbilidad y a la confusión que se genera a la hora de diferenciar entre autismo, discapacidad intelectual y trastornos del lenguaje.

Para poder discernir entre ellos, es necesario que el profesional tenga un gran conocimiento sobre los trastornos del neurodesarrollo y disponga de instrumentos apropiados para la evaluación. Como veíamos con la entrevista para el diagnóstico del autismo revisada (ADIR-R) está se realizaba a los cuidadores principales, que nos aportan información necesaria de lo que ellos perciben en su día a día. Como profesionales, es necesario para realizar una evaluación completa y de calidad obtener información de diversas fuentes y entornos, siendo principal la obtenida con el paciente. Debido a las peculiaridades y literalidad de la comunicación de las personas autistas se hace difícil la valoración a través de una entrevista haciéndose imprescindible disponer de herramientas alternativas que puedan darnos datos de primera mano sobre el paciente. Pero… ¿cómo evaluamos al individuo que padece el trastorno en sí?

Para solventar estas peculiaridades Catherine Lord y Michael Rutter crearon la escala de observación para el diagnóstico del autismo (ADOS) con la que pretenden facilitar la evaluación y diagnóstico del autismo y de los trastornos generalizados del desarrollo en niños desde los 12 meses de edad hasta la adultez, y que posean distintos niveles de desarrollo y de lenguaje. En este artículo nos vamos a centrar en el ADOS-2.

La Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo – 2 (ADOS-2) es una evaluación estandarizada y semiestructurada que se adapta a distintos niveles de desarrollo y edades cronológicas. Para ello está formado por una serie de actividades y situaciones sociales planificadas, denominadas «presiones» (Murray, 1938) que permiten al técnico observar si ocurren o no determinados comportamientos que se consideran importantes para el diagnóstico de los trastornos del espectro autista.

Evalúa de manera individual áreas de comunicación, interacción social, juego y el uso de la imaginación. Está formado por cinco módulos que poseen sus propios protocolos y actividades diseñadas específicamente para ellos, la aplicación de cada uno de ellos requiere entre 40 y 60 minutos.

Los módulos son el primer nivel de dificultad al que se enfrenta el evaluador al aplicar esta prueba. Solamente se aplica uno de ellos a la persona de la que se sospecha que puede tener un trastorno del neurodesarrollo o autismo. Este se selecciona a partir del lenguaje expresivo del usuario y su edad cronológica. El nivel de lenguaje expresivo

es especialmente importante a la hora de elegir el módulo adecuado para el usuario por lo que es necesario para hallarlo tener una formación exhaustiva y experiencia en la aplicación de este tipo de escalas.

Los cinco módulos son:

Módulo T: Niños de 12 a 30 meses de edad con un nivel de lenguaje que abarca desde la ausencia de habla hasta el uso de expresiones simples.

Módulo 1: “Pre-verbal y Palabras Sueltas”. Niños de 31 meses o superior con un nivel de lenguaje que comprende desde la ausencia de habla hasta el uso de expresiones simples. Se compone de las siguientes actividades: juego libre, respuesta al nombre, respuesta a la atención conjunta, juego con burbujas, anticipación de una rutina con objetos, respuesta a la sonrisa social, anticipación de una rutina social, imitación funcional y simbólica, fiesta de cumpleaños, aperitivo.

Módulo 2: “Habla con Frases”. Personas de cualquier edad que utilicen un lenguaje de frases pero que aún no tengan fluidez verbal y niños con fluidez verbal que tengan menos de 3 años de edad. Sus actividades son: tarea de construcción, respuesta al nombre, juego simbólico, juego interactivo conjunto, conversación, respuesta a la atención conjunta, tarea de demostración, descripción de una imagen, contar un cuento de un libro, juego libre, fiesta de cumpleaños, aperitivo, anticipación de una rutina con objetos, juego con burbujas.

Módulo 3: “Fluidez Verbal”. Niños y adolescentes menores de 16 años con un lenguaje fluido. Se aplican tarea de construcción, juego simbólico, juego interactivo conjunto, tarea de demostración, descripción de una imagen, contar un cuento de un libro, viñetas, conversación e informes, emociones, dificultades sociales y molestias, descanso, amistades y matrimonio, soledad, inventarse una historia.

Módulo 4: “Fluidez verbal”. Adolescentes mayores de 16 años y adultos con fluidez verbal. Se utilizan tareas de construcción, contar un cuento con un libro, descripción de imagen conversaciones e informes, trabajo o escuela actual, dificultades sociales y molestias, emociones, tarea de demostración, viñetas, descanso, vida diaria, amistades y matrimonio, soledad, planes y deseos, inventarse una historia.

La siguiente dificultad al que se enfrenta el evaluador hace referencia a la aplicación, corrección e interpretación de la prueba. La corrección se basa en algoritmos diagnósticos y puntos de corte para determinar los niveles comunicativos y de interacción. Además, cuenta con una escala de severidad de 0 a 10 puntos en la cual un resultado entre 4 y 6 puntos hace referencia a la posibilidad de la existencia de un trastorno del espectro autista.

Es importante señalar que el ADOS-2 es un componente más en el proceso de la evaluación diagnostica del trastorno del espectro autista. Esta escala solo nos proporciona datos sobre el nivel actual del usuario por lo que se recomienda complementar la evaluación con otros instrumentos como la Entrevista para el Diagnóstico del Autismo – Revisada (ADI-R) entre otras.

Desde centro Tierra conocemos la importancia de una formación completa y de calidad para la aplicación de una correcta evaluación del TEA a través del ADOS-2 y el ADI-R. Dos instrumentos que nos aporta información tanto para el diagnóstico como para el tratamiento y que tienen un nivel de complejidad elevado tanto en su aplicación como corrección.

Por esto, ofrecemos una formación integral en la que facilitaremos al alumno ambos manuales y fichas de corrección. Además, contamos como conferenciante con la doctora Amaia Hervás, responsable de la Unidad de Salud Mental Infanto-juvenil del Hospital Universitario Mutua de Terrassa y referente en términos de autismo a nivel internacional. Entre sus numerosas actividades de investigación y asesoramiento, es formadora y acreditadora clínica y de investigación internacional de los instrumentos diagnósticos de trastornos del espectro autista ADI-R y ADOS y ha formado a diferentes profesionales en España, Europa y América.

No pierdas esta oportunidad de formarte en la aplicación del ADI-R y ADOS 2 con una de las mejores profesionales en su campo.

Si deseas formarte en ADOS-2 y ADI-R en Bolivia, ahora es tu oportunidad! Clika en este enlace para mas información:
VER MAS INFORMACIÓN

banner adir ados bolivia

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Centro Tierra

El Centro Tierra se encuentra en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).
Direccion: Calle Colpa N° 3070 entre calles Río Moratacú y Río Quimoré, de la zona Norte.
Entre Avenidas Beni y Alemana.
Entre tercer anillo externo y cuarto.

Escríbenos

Si deseas contactar con el Centro de Atención Temprana Tierra, puedes en llamar al teléfono 78033804 / 3299897 o rellenar el formulario de contacto, le responderemos en el menor tiempo posible. Puedes rellenar el formulario desde la sección de contacto. Pincha AQUÍ

Contacto

Teléfono: 78033804 / 3299897 Email: info@centrotierra.com