Entendiendo el proceso del duelo en el Autismo

Entendiendo el proceso del duelo en el Autismo

Mi bebé

Cuando tienes un hijo te haces mil y una preguntas de cómo va a ser su futuro. Siempre pensamos que nuestros hijos van a llegar mucho más lejos de lo que nosotros hemos llegado, que superarán obstáculos en su vida y que nosotros estaremos a su lado para ayudarlos. Estos y otros mil pensamiento similares pasan por nuestra mente.

Su desarrollo

Cuando tu hijo crece te haces mil y un planteamientos de cómo va a ser su futuro

Tras el alboroto inicial, ves como tu hijo va creciendo,y su desarrollo es observado con lupa. Cualquier pequeño gesto, cualquier avance, por minúsculo que parezca, es analizado de forma exhaustiva.
Y entonces descubres que ese desarrollo es algo diferente, que no todo es como esperabas, o como te habían dicho, o como leíste en esa estupenda enciclopedia para padres primerizos.
Algo dentro de ti te dice que algo no va bien. Y al principio no le das demasiada importancia, pero llega un momento en que te dices a ti misma: Esto no es normal, aquí pasa algo.

Conductas extrañas

Tu hijo no se comporta de la forma esperada, algo sucedió en un momento determinado. Y tu hijo empieza a presentar una larga lista de conductas extrañas, de conductas no previstas:

– Tiene risas espontáneas, que no parecen tener relación con nada.
– Se pasa el día aleteando con sus manitas, se balancea, realiza movimientos repetitivos .frecuentemente.
– No parece interactuar socialmente con nadie, ni siquiera te mira a los ojos.
– Le llamas, pero no te atiende, ni se gira. ¿Será sordo? Piensas, no, porque oír si oye, ya que algunos sonidos lo ponen muy nervioso.
– Es muy torpe y se cae continuamente, pero no llora. O llora muy poco, y cuando llora, presenta un llanto inconsolable que no parece tener relación con nada.
– Usa sus juguetes de forma extraña, los apila, los alinea, los ordena por formas, colores,… No sabe usar los juguetes.
– Si le das un coche, se sienta en el suelo y puede estar un largo tiempo dándole vueltas a la rueda, y mirando fijamente cómo gira la rueda. Realmente, las cosas que giran lo dejan extasiado.
– Sus balbuceos desaparecen de golpe, ya no dice nada, incluso las cosas que antes decía, ya no las dice.
– Cuando quiere algo, usa tu mano como una extensión.
– Si le señalas algo, sencillamente mira tu dedo, y no al lugar donde apuntas.
– Cuando le abrazas presenta un rechazo.
– Parece que la ropa le moleste toda.

De forma repentina la hora de la comida se ha convertido en un drama. Conseguir que coma es todo un reto.

Este tipo de conductas que salen de forma clara de un desarrollo normal te alertan. Vienen a confirmar algo que en el fondo ya suponías. A tu hijo le pasa algo.

Pero curiosamente el pediatra te dice que tiene una salud de hierro, que su desarrollo físico está por encima de la media, pero en realidad a mi hijo le pasa algo.
Y entre tanto tus familiares, amigos o conocidos te dicen que cada niño es diferente, que el hijo de un primo del pueblo no habló hasta los 5 años y hoy es el alcalde, o que son cosas normales, etc.

Básicamente todo el mundo tiene claro que a tu hijo no le pasa absolutamente nada, y todos parecen conocer una increíble cantidad de casos de niños que aparentemente les pasaba lo mismo que al tuyo y hoy, curiosamente, todos son personas con vidas destacadas.
¡Vaya, pues no me convencen!
Y como estas absolutamente convencida de que algo no va bien, empiezas un largo recorrido en busca de respuestas.

La búsqueda

Antes las conductas extrañas se inicia un recorrido largo y agotador a la búsqueda de respuestas

El Pediatra

Salvo que tengas la suerte de que el pediatra de tu hijo tenga conocimientos sobre trastornos del neurodesarrollo, lo más normal es que sencillamente te dé largas y piense que está frente a otra mamá histérica.
Ya hablará , llévelo a la guardería
Cada niño tiene un proceso diferente
Etc etc, y cuando le estas contando las conductas extrañas te miran con cierto aire condescendiente pero no parecen tener intención de hacer nada.
Al final, y tras mucho insistir y conseguir trasladar cierta preocupación al pediatra consigues que te deriven al servicio de neuropediatría.
Pero sales de la consulta del pediatra con cierto desazón, ya que has tenido que adoptar una postura extremadamente contundente para que te hagan caso, y nuevamente te asaltan las dudas de si realmente al niño no le pasa nada y realmente eres una madre histérica que ve demonios donde no los hay.

Derivación a Neuropediatría

Tras un tiempo indeterminado, sobre todo si usas el sistema público de salud, acabas en la visita del neuropediatra, se supone que este nuevo profesional sí debe saber sobre este aspecto. Si tienes suerte y das con un muy buen profesional no solo dará crédito a tus preocupaciones, es que se pondrá manos a la obra. Y aquí viene la siguiente problemática. Las pruebas médicas.
Hay que hacer al niño una Resonancia magnética, prueba de Potenciales Evocados, Análisis de Cariotipos,… Y por alguna razón todas esas pruebas son muy traumáticas, hay que sedar al niño y extraerle sangre con apenas 2 años.
Y todo esto, te genera a su vez un grado de culpa, una gran incertidumbre, te haces preguntas del tipo de ¿Y si luego todos los demás tienen razón y yo estoy equivocada, para qué le he hecho pasar a mi hijo por todos estos martirios?

Internet

Y para añadir algo más de tensión, te lanzas a buscar información, pero con preguntas que no siempre obtienen las respuestas adecuadas. Bien, hoy es algo más fácil, ya que el volumen de información relativa al autismo se ha multiplicado de forma exponencial en estos últimos años, pero a veces piensas si no es para peor. Ya que el que exista mucha información no significa que esta información sea buena,de hecho podemos encontrar auténticas barbaridades.

El diagnóstico

La llegada del diagnóstico supone un golpe emocional

Tras un largo camino, buscando nadie sabe exactamente qué, llega finalmente el diagnóstico. Inicialmente lo revisten con un eufemismo llamado Trastorno Generalizado del Desarrollo TGD, que es una definición bastante mala, ya que el nombre es en sí mismo poco adecuado. Aunque te dicen, intentando ser lo mas delicados posible, que en realidad lo que tiene tu hijo se llama Autismo. Y rápidamente te viene una imagen tuya con Dustin Hofman jugando a las cartas en un casino.

La información suministrada a los padres no cumple con las necesidades mínimas

Y básicamente te dan una información bastante somera, que te puedes incluir en el plan de atención temprana, que en su momento consistía en 45 minutos a la semana, y que hoy ha aumentado a la increíble cantidad de dos horas y media semanales. Aunque tampoco te explican bien qué es eso de la intervención Temprana.

La vuelta a casa

Pero uno de los mayores problemas es que te vas a casa con un diagnóstico que no sabes exactamente qué es, pero que el nombre da pánico. Sales con menos información de la que entraste.
Y cuando regresas a casa inicias una búsqueda frenética de información, y si cuando te dieron el diagnóstico te quedaste en shock, cuando empiezas a leer te quedas helada.

El apoyo a la familia no suele ser de calidad

No suele haber un modelo de apoyo a familias válido, nadie te informa de manera adecuada, tardas un mundo en poder sentarte con otros padres, que luego cada uno lo vive de forma diferente ,
Y a consecuencia de este mazazo entras en un estado emocional muy difícil y complicado, y que al cabo de un tiempo (nuevamente tarde) alguien te dice que se llama el proceso del duelo.

¿Mi hijo tiene autismo? ¿Y eso qué es?

El proceso del duelo

Este proceso puede ser muy complejo y de una duración indeterminada. Además suele vivirse a diferentes velocidades en la pareja, cosa que por cierto no ayuda nada. Las fases del duelo se pueden resumir en cinco grandes bloques, y aunque algunas personas puedan incluso saltarse algunas fases o tener duelo extremadamente cortos, al final de una forma u otra todos pasamos por este doloroso proceso.

NEGACIÓN
REBELIÓN
CULPA
DEPRESIÓN
ACEPTACIÓN

La Negación

En la primera fase lo normal es negar la mayor. Es un sistema de autodefensa emocional. Pensar que todos están equivocados, mi hijo no puede tener Autismo, eso es algo horrible, tiene otra cosa seguro y encontraré la solución.
A continuación vienen familiares y allegados a dar su opinión, realmente ellos aun saben menos que nosotros sobre autismo, pero como dar opiniones es fácil pues la dan. Y por alguna razón volvemos a las típicas historias que en su día ya nos habían contado, que si el hijo de fulanita esto, que si el hijo de menganita lo otro. Que antes esto no pasaba porque se educaba bien a los niños (que es una forma sutil de echarnos la culpa), que si deberías hacer esto o lo otro.
Toda esa cantidad de consejos diversos, que no tienen excesivo sustento, acaban por generarnos una mayor incertidumbre.

Están equivocados
Autodefensa emocional
Los demás están equivocados, a mi hijo no le pasa nada
La familia
Los consejos de los demás
La incertidumbre

La Rebelión

Superada la primera fase, tomamos la decisión de demostrar que todos están equivocados y que nosotros vamos a encontrar la solución. Y entramos en una especie de fase obsesiva, donde empezamos a leer y leer y realmente nos acabamos intoxicando de información. Y el peligro mayor de este momento es acabar oyendo a alguien decir lo que tú quieres oír. Y aquí te empiezan a llegar personas con unos vídeos geniales de niños que se han curado, de sistemas de todo tipo para dejar a tu niño nuevo. Y desde las vacunas a la comida acaban siendo culpables de lo que le pasa a tu hijo.
Y esto es lo que querías oír, que el autismo es reversible. Pero luego piensas que si esto es así, ¿por qué no les han dado el Nobel de medicina? Y si son protocolos experimentales, ¿por qué tengo que pagar? Mi hijo no es una cobaya. Y luego ves que todo eso es un fraude y empiezas a cuestionarte todo de nuevo, tu vida incluida.
Y mientras te cuestionas todo nuevos miedos te asaltan. ¿Cual será el futuro de mi hijo? ¿Quien cuidará de él?
Y ante estas y otras mil preguntas nuevamente reniegas de todo y crees que al final todo irá bien, que algo sucederá y te despertarás de esa especie de pesadilla en la que vives.
Obsesionados con el Autismo

Leyendo TODO cuanto cae en nuestras manos
Buscando que alguien nos diga lo que queremos oír
Cuestionando nuestra vida
El miedo
Es solo un retraso en el desarrollo, todo irá bien

La Culpa

La culpa es tuya
La culpa es de los demás
La culpa es del médico
Crisis de pareja y las distintas velocidades del duelo

Pero nunca te despiertas de esa pesadilla, así que se inicia el proceso de búsqueda del culpable. Y ésta es una fase muy delicada, donde se pone a prueba la fortaleza de la pareja, y es que al primero que culpamos es precisamente a nuestra pareja. De esa forma si la culpa es suya tengo cierto descargo.
A continuación buscamos otro culpable, y volvemos de nuevo a las teorías estrambóticas, que si fue una vacuna, que si fue culpa de tu familia, no te olvides de tu tía María, nunca fue normal, etc, etc,…
Superadas las culpas familiares, la culpa es del médico, en el momento del parto algo hicieron mal y por eso el niño está así.
Y en este momento delicado es donde más se aprecian las diferentes velocidades del duelo. Incluso que la forma de afrontarlo de la mujer suele ser muy diferente a la del hombre. O las explicaciones sobre los por qués. Esto puede ser un proceso muy peligroso. Que no lleva a ninguna parte y que además es contraproducente.

La Depresión

Y tras todos estos procesos previos, entramos en la depresión, provocada por una saturación emocional, por un agotamiento a todos los niveles. Y nuevamente, buscas respuestas, esas que hasta ese momento o nadie te dio o no quisiste oír.
Y la realidad vuelve machacona e insistente a decirte que esto es lo que hay.
Y finalmente no te queda otro remedio que aceptar la realidad, mi hijo tiene autismo. Y el dolor que te asalta hace tanto daño que es muy difícil soportarlo. Y mientras tu corazón se estremece ves a tu hijo, y te das cuenta de que tu amor por él es incondicional, que pase lo que pase estarás a su lado. Y sabes que el camino va a ser largo y difícil.

Saturación emocional
Buscando respuestas
Evitando reconocer la realidad
Mi hijo tiene autismo
El dolor

La Aceptación

La dolorosa verdad
La lucha por comprender
Enfrentando el futuro
Entendiendo el Autismo
Entendiendo a mi hijo
Decidiendo y actuando

Una vez se reconoce y acepta la realidad iniciamos un proceso diferente, que aunque el dolor persiste sabemos que no podemos dejarnos vencer por el mismo y empezamos a intentar comprender de forma serena el autismo en sí mismo. Y te das cuenta que en todo el proceso previo, aprendiste mucho, pero no eras capaz de darte cuenta.
Hay que planificar el futuro, y hay que hacerlo ahora. Y para poder hacerlo debemos poder entender no solo el Autismo en sí mismo, sino a nuestro propio hijo.
Comprender sus capacidades, sus carencias, sus necesidades, y un largo etcétera de cosas nos va a ayudar a decidir qué debemos hacer, pero ya desde al serenidad y desde la aceptación.

Los Avances

En todo este largo proceso hemos aprendido que cada niño es único, que tiene necesidades distintas, que no tienen nada que ver con el hijo de otras familias. Hemos descubierto la importancia que tiene la comunicación, si ella es muy difícil poder avanzar. Entender lo que el niño necesita es vital para adecuar la intervención. Para trabajar en sus carencias y potencias sus capacidades. Hemos entendido que si en casa no hay estabilidad el niño no tendrá estabilidad. Hemos aprendido a vivir con un niño que no es mejor ni peor, es sencillamente diferente de lo que habíamos pensado.

Nuestro viaje acabó en otro destino, que no es mejor ni peor, es sencillamente diferente.
Cada niño tiene un ritmo y unas necesidades diferentes
La importancia de la comunicación
Entender las necesidades del niño es trabajar en mejorar sus carencias y potenciar sus capacidades
A mayor estabilidad hay en el hogar, mayores son los avances.
El trabajo en equipo es fundamental

Aprendiendo a vivir de nuevo
El viaje a Holanda

Emily Pearl, es la madre de un niño con Síndrome de Down que escribió un texto maravilloso sobre la llegada de un niño diferente, y usó una bella metáfora. Les dejamos este vídeo que ilustra perfectamente el relato de Emily.

Es el momento de ocuparse y no de preocuparse

Cada niño tiene un ritmo y unas necesidades diferentes. No comparen, su hijo es su hijo.

La importancia de la comunicación. Sin comunicación no hay aprendizaje

Entender las necesidades del niño es trabajar en mejorar sus carencias y potenciar sus capacidades. Nuestro hijo tiene autismo, nosotros no. Debemos de ser capaces de ver más allá del trastorno para poder entender el contexto. A partir de ahí podremos avanzar

A mayor estabilidad hay en el hogar, mayores son los avances. Los reproches no sirven para nada, es hacerse daño de forma gratuíta. No hay culpables.

El trabajo en equipo: Coordinar el trabajo es fundamental, si los terapeutas hacen una cosa y nosotros otra no avanzamos. Es importante que todos actuemos en bloque.

No dejes que la desesperación te venza
No busques culpables porque no los hay
No hagas comparaciones, tu hijo es único
La atención temprana es fundamental, no pierdas tiempo compadeciéndote ni buscando culpables
La vida es un estado de ánimo, de ti depende cómo afrontarla
Nunca dejes de perseguir tus sueños, porque tu hijo es tu sueño más importante

El futuro no está escrito, pero necesitaremos un pulso firme para que el día a día que escribamos sea comprensible.

Integración Sensorial en el niño con autismo
Integración Sensorial en el niño con autismo
fernando123 agosto 2nd, 2016 Blog
Leave a comment

El autismo es un desorden raro del cerebro que ha confundido a los profesionales y padres desde que fue reconocido. El niño con autismo muestra muchos de los síntomas de un pobre procesamiento sensorial, lo que se ve en los niños con trastorno mínimo del cerebro, y sus interacciones con el ambiente físico son correspondientemente pobres. Sin embargo, el niño con autismo tiene problemas adicionales, en el área sensorio-motor y en otras áreas

El autismo es caracterizado por una falta de relación con otras personas, con la posible excepción de uno o dos individuos del medio. El niño con autismo es descrito como un ser “en su propio mundo” y que normalmente no quiere a otros en ese mundo. Si él aprende a hablar, su discurso está a menudo limitado; la articulación de palabras esta normalmente bien, pero le falta la entonación y se observa un sonido monótono y como loro. Además, el niño con autismo tiene problemas emocionales, presenta rabietas, se pone sumamente agresivo, y llegando a herir a otras personas.

Algunos terapeutas de integración sensorial han trabajado con niños con autismo, pero no hay tanta experiencia del profesional en general, manteniendo la terapia de integración sensorial con los niños con autismo, como con otros niños que tienen otro tipo de trastorno del cerebro. Algunos jóvenes con autismo han ganado con la terapia, mientras que otros mejoran muy ligeramente o nada. Se está animando provocar cualquier cambio apreciable en la organización del cerebro del niño con autismo. Especialmente subsecuentemente a los acercamientos bioquímicos al problema que han ofrecido ayuda sólo ligera, y las técnicas de modificación de conducta, que solo se abocan a la conducta del niño sin cambiar la condición en su cerebro que causa la conducta.
Desorden el Procesamiento Sensorial

Cuando los niños con autismo cooperan para tomar los test estandarizados de la función de integración sensorial sus resultados son normalmente similares aquellos de niños con dispraxia. Ellos tienen problemas en la localización de los estímulos táctiles, sabiendo donde están sus manos, pero ellos no pueden verlos. Ellos tienen muchos problemas con la planificación motora, como muestra una prueba en que el examinador asume una postura rara y el niño debe imitar esa postura. Aunque las respuestas posturales del niño no están muy bien desarrolladas, ellas son a menudo mejores que las aprendidas por los niños inválidos. Esto indica que las partes del cerebro del niño que procesa los estímulos propioceptivos y vestibulares necesita de muchas respuestas posturales. También aparece que los nervios que llevan la información a las áreas sensoriales de la corteza cerebral están haciendo un trabajo adecuado. Algún otro aspecto del proceso sensorial está causando el problema; alguna otra parte del cerebro no esta trabajando bien.
Hay tres aspectos del procesamiento sensorial pobre que nosotros vemos en niños con autimo.

1. La entrada del sensorial no está siendo “registrada” correctamente en el cerebro del niño, para que él preste atención a las cosas, mientras que en otros momentos él reacciona.
2. Él no puede modular bien entrada de la información sensorial. Las sensaciones especialmente vestibular y táctil, le provocan inseguridad gravitacional o defensa táctil.
3. La parte de su cerebro que los hace querer hacer cosas, especialmente nuevas o diferentes, no funciona normalmente, por esto el niño tiene poco o ningún interés de hacer cosas que son determinadas o constructivas.
El Registro de la Información Sensorial

La mayoría de nosotros ha pasado por una calle familiar varias veces y un día notó algo que antes nunca había visto. Nos podríamos preguntar si la señal o construcción, o cualquiera cosa, es nueva y nos sorprendemos al averiguar que ha estado allí todo el tiempo. Esto quiere decir que nuestro cerebro simplemente “decidió” que este objeto era importante notarlo en ese momento. Nosotros normalmente no somos incluso conscientes de por qué nos llamó la atención en ese momento. Algo pudo haber sido un poco diferente quizás nuestra imagen de la cosa con el sol esta diferente y esta diferencia causó que nuestro cerebro hiciera un “registro” de la imagen que había ignorado previamente.

Hay una parte del cerebro (el sistema límbico) que “decide” qué estímulo sensorial será registrado y atraerá nuestra atención y también decide si nosotros haremos algo sobre esa información. Esta es la parte que no trabaja bien en el cerebro del niño con autismo, y hace que él no registre muchas cosas que todos los demás notan. Depende de que tan pobremente esta parte esté trabajando, la respuesta del niño con autismo a la terapia.

Los estímulos auditivos y visuales son “ignorados”, o no registrados, más a menudo que el otros tipo de estímulo sensoriales. El niño con autismo normalmente no prestará atención al sonido de una campanilla, o a otros ruidos, e incluso no registrará lo que se dice. A veces su cerebro decidirá grabar la entrada, y entonces el niño responde. A veces él parece oír los sonidos como más ruidosos que para otras personas. La mayoría de las personas dejará de registrar un sonido sí este continua durante mucho tiempo sin mucho cambio.

El niño con autismo, en cambio no crece acostumbrado a un sonido firme y continuo y ” no sintoniza con estos sonidos”, y algunas veces esta más ato para tomar atención a cosas así. A veces registra un sonido mas intensamente y otros sonidos pasan casi desapercibidos. El niño con autismo también puede ignorar su campo visual. Él mira fijamente a través de las personas, y evita mirarlos a los ojos cuando ellos lo miran. Él no presta a menudo atención ojos juguetes, pero aveces su cerebro decidirá prestar a menudo atención a los juguetes, pero a veces su cerebro decidirá prestar la más cuidadosa y prolongada atención a un pequeño detalle, como una mancha en el suelo. Su cerebro tiene un regulador que sabe que información visual es importante y cual no es pertinente. Hay un tipo de estímulo visual, las rayas eso llamará la atención de la mayoría de los niños con autismo. Si uno mueve delante de los ojos del niño un papel con rayas de colores y blancas alternadas, esto activa el “nistagmus de movimiento”, que a su vez estimula los núcleos vestibulares (Nosotros ya hemos discutidos el nistagmus postrotatorio que consiste en un movimiento de un lado a otro del ojo causado por el estímulo vestibular. El nistagmus de movimiento similar a los ojos causado por la entrada de un estímulo visual). Nosotros creemos que el estímulo de los núcleos vestibulares ayuda al cerebro para registrar la entrada de estímulos visuales y que sea significativo para el niño.

El niño con autismo también tiene problemas para registrar otras sensaciones. En una prueba, nosotros colocamos una almohada de aire en la parte de atrás del cuello; la mayoría de las personas incluso los niños con trastorno minino cerebral, sentirá un poco de incomodidad con estos y llevará los hombros hacia delante o se volverá ver lo que nosotros estamos. Muchos niños con autismo no muestran ninguna contestación a esta prueba. Muchos de estos niños al parecer no registran los olores y no sentir dolor a menos que sea muy intenso. Sin embargo, algunos niños con autismo son demasiados sensibles a las texturas de las cosas, cuando joven, ellos pueden resistirse a comodidad sólida por no gustarles su textura.

Ellos pueden responder negativamente al estar emocionados por otra persona. Los niños con apraxia severa también a veces tienen éstos problemas del procesamiento sensorial.

Los masajes y la presión muy pesada es el tipo de estímulo táctil que a menudo produce una contestación positiva en el niño con autismo. Le puede gustar y permitir quedar entre dos colchonetas y tener algo pesado (como un rollo) que ruede sobre él. Él puede poner sus manos bajo cosas muy pesadas y puede disfrutar, pero quizás solo las sensaciones muy fuertes sean registradas en su cerebro. Algunos de estos niños actúan como si sus manos se sintieran incómodas todo el tiempo, y la presión fuerte les hace sentirse mejor. A los niños can dispraxia también a menudo les gustan los masajes y la presión, pero ellos parecen registrar la entrada más fácilmente que el niño con autismo.

El niño con autismo se da cuenta de la estimulación de sus músculos y articulaciones mejor que la de sus ojos y orejas. Tirando los brazos o las piernas se estimulan los receptores en las articulaciones y los músculos, a menudo los niños con autismo ofrecen sus brazos y piernas para que el terapeuta los tire. Nosotros interpretamos esto para a modo ejemplificar que estas sensaciones lo están satisfaciendo. Otros ejemplos de que las sensaciones sólo muy fuertes, incluso hirientes, son registradas por el cerebro autista

Los niños con autismo o bien buscan el movimiento y el estímulo vestibular vigorosamente o lo rechazan completamente. Ninguna de esta respuesta es normal. Algunos niños con autismo quieren mucho movimiento y parece darles placer esto, Los movimientos de girar no provocan en ellos vértigos o que se sientan enfermos. Esto sugiere que sus cerebros no registran la entrada vestibular cuando debe.

Casi todos los niños con autismo muestran una duración corta de nistagmus postrotatorio cuando se prueba con la luz del día y los ojos abiertos. Como con el niño que tiene un desorden vestibular- bilateral una duración corta del nistagmus indica que una vía importante para las sensaciones vestibulares no esta usándose bien. Algunas partes del cerebro probablemente están inhibiendo los núcleos vestibulares. Esto no significa que todos los aspectos del flujo de las sensaciones vestibulares no están siendo registrado, muchos niños con autismo con nistagmus de corta duración también muestran inseguridad gravitacional; esto quiere decir, que algunas entradas vestibular esta siendo registrado, y la falta de modulación en esta sensación está causando dolor en el niño.

El “registro sensorial” en el niño con autismo puede parecer bastante caprichoso a otras personas. ¿Si su cerebro decide registrar una entrada del sensorial un día, por que no registrar algo similar otro día?

Esta inconsistencia puede llevar aun padre decir “Él podría oir si él lo quisiera” o ¿Por qué le gusta jugar tanto con uno de mis zapatos, pero no presta atención a los suyos?” O ” ¿Si él puede freír huevos para él, por qué no pone él la mesa?” Pareciera que el niño estuviera deliberadamente obstinado o dándole una dura prueba a sus padres: pero este normalmente no es el caso. El niño con autismo no tiene el cerebro eficaz que permite a la mayoría de nosotros ser consistentes de un día a otro o de una tarea a otra.

El niño con autismo puede motivarse a menudo para registrar estímulo sensorial si le das un incentivo adecuado, Esto es por qué los procedimientos de modificación de conducta son eficaces con estos niños. La terapia de integración sensorial también puede mantener un incentivo en el niño por registrar sensaciones. Pero este incentivo es interior y natural. El placer del estímulo vestibular durante la terapia ayuda a motivar al niño, y también ayuda al cerebro para procesar otras entradas, especialmente visual. Los niños con autismo establecen mayor contacto visual con el terapeuta durante o inmediatamente después de sesionar con movimientos corporales que involucren mucho estimulo vestibular.
Modulación de la entrada Sensorial.

El cerebro no sólo no registra entradas sensorial, pero en algunos casos también no modula la entrada de las sensaciones particularmente vestibulares y táctiles. Un número considerable de niños con autismo se resiste al movimiento y presenta inseguridad gravitacional, porque ellos no pueden modular la entrada sensorial del sistema vestibular. A veces ellos se sentirán cómodos en el balancín en el regazo de su padre, lo que sugiere que no siempre es el movimiento lo que causa ansiedad, sino la carencia de sentimiento firmemente arraigados en él. El niño con autismo se asusta si alguien intenta colocarlos al revés, o ponerlos en un lugar alto, o llevarlos a una posición poco familiar. Si un niño tiene inseguridad gravitacional, por lo menos sabemos que él esta registrando alguna entrada sensorial, y la terapia es entonces más exitosa.

Nosotros ya hemos notado que la mayoría de los niños con autismo no registra muchas sensaciones táctiles a menos que esas sensaciones sean muy fuertes. Sin embargo, a veces ellos registran sensaciones como roce, reaccionando a ellas de una manera defensiva.
La Integración de las Sensaciones.

Como el niño con autismo es inconsistente en captar muchas de las sensaciones de su ambiente, él no puede integrar esas sensaciones para formar una percepción clara del espacio y de sí mismo con relación al espacio. Él puede demorar un largo tiempo en establecer una percepción visual, e incluso cuando él percibe algo, no percibirlo bien. Así el niño con autismo podría no querer colocarse un nuevo chaleco, porque él no ha formado una percepción familiar de él. Él podría aceptar el chaleco más rápidamente después de que él lo ha visto varias veces. Podría ayudar colocar el chaleco alrededor de los hombros durante algún tiempo antes de esperar que él quiera ponérselo. La sensación del chaleco tocando sus hombros puede ayudarle a formar una percepción que no podría obtener exclusivamente con entrada visual. Cualquiera situación nueva como la primera sesión de terapia, presentará al niño una serie desconcertante de estímulos sensoriales no organizados, especialmente estímulos visuales, Es probable que él reaccione con ansiedad y resistencia hasta que haya experimentado ese ambiente repetidamente y puede reconocerlo como un lugar familiar y seguro. Algunos niños tienen tantos problemas que registran los elementos espaciales del ambiente, y ellos se enojan siempre que algo se cambie en su pieza por ej. , O en la terapia, Cualquier cambio en el orden de las cosas los hace sentir inseguros. A veces un niño con autismo se perturbara en la terapia si su madre se sienta en un lugar diferente al habitual. Nosotros debemos tener mucha paciencia y entender que para ayudar a los niños con autismo es necesario apoyar sus pobres percepciones sensoriales.

La percepción de estímulos auditivos es ineficiente, por tanto el establecimiento de las percepciones de la comunicación esta limitado. Igualmente, sin un registro normal, de la información sensorial de la piel, músculos articulaciones, y sistema vestibular, el niño no pueden desarrollar una percepción corporal adecuada, clara. Le falta el planteamiento neuronal, de sí mismo y del mundo y por esto no puede actuar recíprocamente con el mundo. É no puede aprender a planear sus movimientos. , porque el no puede sentir fácilmente su cuerpo o lo que esta haciendo.

Esta privado de las sensaciones físicas que le permita el desarrollo de sí mimo y el desarrollo de su esquema corporal.

Queriendo hacer cosas.

La mayoría de nosotros se ha sentido alguna vez sin ganas de moverse. Quizás cuando el despertador suena, y nosotros todavía tenemos mucho sueño; o cuando un niño llama, y nos estábamos acostando después de un día muy cansado, sabemos que debemos levantarnos y tomar acción, pero algo en nuestro cerebro nos hizo quedarnos allí e ignorar el mundo. Este sentimiento que experimenta una persona es bastante normal de vez en cuando, es algo similar a lo que un niño con autismo siente la mayor parte del tiempo.

La planificación de la acción.

Hay una parte del cerebro que se preocupa por el deseo de comenzar una conducta, responder a los estímulos sensoriales, hacer algo nuevo o diferente. Esta parte del cerebro tiene el efecto de dar energía; dice, “Hágalo”, a las partes del cerebro encargada de mover los músculos del cuerpo. Este sistema trabaja estrechamente con el sistema que registra o presta atención a la entrada sensorial. El resultado de la entrada sensorial y el registro sensorial es la opción de hacer algo sobre esas sensaciones o ignorarlas deliberadamente.

Como el resultado que registra las sensaciones, la planificación de la acción esta trabajando pobremente en el niño con autismo. No es que él no haga nada; mas bien no se puede conseguir que haga algo determinado o constructivo. Su actuar consiste en acciones simples, repetitiva; a menudo meramente dirigidas a alinear y girando objetos por largos periodos de tiempo. No realiza acciones más complejas. Si alguien le muestra una acción, normalmente no quiere hacerla.

El niño tiene algunas habilidades para jugar con juguetes o actuar recíprocamente con el ambiente; cuando se le da bastante motivación para actuar, puede hacer algunas cosas complejas, como pasar por una serie de obstáculos lo que requiere de una planificación motora. Este sistema se encuentra inactivo la mayor parte del tiempo, sin embargo, el cerebro raramente toma la decisión para hacer todo lo que puede hacer.

Como el sistema que registra la entrada sensorial, el sistema de la acción parece bastante caprichoso en el niño con autismo. Una madre podría encontrar muy difícil hacer que el niño se ponga los calcetines, en ocasiones la madre le hará que toque el calcetín, mientras el niño actúa como si no aprendiera, o como si estuviese negándose a cooperar. Puede parecer que el niño se resiste totalmente a los esfuerzos de su madre, pero lo más probablemente, es que su cerebro simplemente no puede comprometer a su sistema de acción en ese momento. En otro momento él puede llegar a ponerse su calcetín fácilmente solo.

La razón de que el niño no actúe recíprocamente con el ambiente físico es que él no registra el significado o uso de potencial de muchas cosas. Para saber usar un triciclo se requiere conocimiento del cuerpo y cómo funciona, y también algunas habilidades para el pensamiento abstracto. Uno debe deducir de ver el triciclo que hay un lugar para sentarse en él, que los pies siguen los pedales y que la cadena alrededor de los pedales va a moverse. El pensamiento abstracto es difícil para el niño con autismo. Cuando él ve un triciclo, y incluso cuando él registra bien la imagen visual. De tal forma que preste atención al triciclo, él todavía no comprende que es algo para subirse sentado, pasear y que da placer. Como es planeamiento motor no esta trabajando bien, él se resistirá a cualquier intento par subirlo en el triciclo.

Cuando usted presenta algo al niño con autismo, recuerde que él probablemente tiene la capacidad motora de usarlo. Sin embargo, su capacidad de acción no le permite hacer algo nuevo o diferente. Si él ya ha aprendido a disfrutar subirse a un triciclo, él puede estar deseoso de hacerlo, pero se resiste a subir a una patineta Antes de que él quiera subirse a la patineta él debe organizar una percepción de esta como algo familiar. Parra hacerla familiar él necesita subir y sentir su cuerpo encima en cierta posición, los movimientos a través de sus sentidos, el contacto (roce), propiocepción, y movimiento. Viendo simplemente la patineta no tendrá la misma comprensión de esta que cualquier otro niño. Los niños con autismo aprenden mejor a través del hacer.

El niño con autismo no consigue el grado normal de placer probablemente cuando experimenta por primera vez algún a actividad, ya que su cerebro no puede registrar sensaciones del cuerpo poco familiares como agradables, Él debe experimentar esas sensaciones muchas veces antes de que las disfrute. A menudo cuando el niño con autismo es sometido a un nuevo objeto o actividades la terapia, ellos se resisten a la actividad, pero después de unas sesiones ellos sonríen e incluso se ríen durante esta.

Si queremos obtener algún progreso, los terapeutas y padres necesitan aguantar la resistencia del niño hasta que esté listo a aceptar la actividad terapéutica. La mayor parte del tiempo, el terapeuta no pude dejar la organización interna de los estímulos sensoriales al niño con autismo, como hace con el aprendizaje con otros niños discapacitados, porque este manejo es lo que funciona mal en el niño con autismo.

La actividad motora del niño también puede ser influenciada por la pobre modulación de las sensaciones con relación a la gravedad o el movimiento. La inseguridad gravitacional dará lugar ciertamente a sensaciones desagradables a menos que el terapeuta o el padre tenga cuidado al mover al niño Si él no puede modular la entrada vestibular, puede permanecer inmóvil. Esta inmovilidad es uno de los sintamos que el terapeuta debe trabajar durante la terapia. Hasta que el terapeuta haya hecho las sensaciones vestibulares cómodas y agradables, nosotros debemos esperar que el niño se resista a cualquier esfuerzo para comprometerlo en actividades que involucren mucho movimiento o cambios en la postura corporal.
El Desarrollo de la Planificación motora.

El pobre procesamiento sensorial impide el desarrollo de la capacidad de planificación motora desde muchos ángulos; el niño no puede formar una percepción visual del objeto delante de él rápidamente, no ha desarrollado la percepción corporal par usar la planificación motora, tiene problemas en el uso potencial de un objeto, es renuente a comprometerse en actividades determinadas, se resiste a hacer algo nuevo o diferente, o algo que no l es agradable. El niño con autismo, no hace nada por solo placer de hacerlo, como sucede con e el niño cuyo cerebro es normal.

Él no expresa el deseo innato de “hacer” y no le da ningún placer “hacerlo”, el niño con autismo no desarrolla su potencial para actuar recíprocamente con el ambiente. Sin embargo, a algunos niños con autismo les da mucha satisfacción y placer e recibir estímulos vestibular. Ellos juegan por largo periodos de tiempo con el equipo terapéutico sin desarrollar mayor interés, ni respuestas adaptativas. Incluso cuando ellos hacen un esfuerzo para planear una acción motora, la encuentran difícil, porque presentan dispraxia.

El aspecto más básico de conducta humana es la organización de percepciones y las respuestas a estas percepciones. El ser que no puede percibir bien su ambiente físico, o actuar eficazmente en ese ambiente, le falta el material básico por organizar conductas más complejas. Aunque el niño con autismo puede tener programación central de los movimientos normales y no este restringido por contracciones musculares involuntarias, él tiene severas limitaciones pero aprende a usar su cuerpo adaptativamente. Es probable que él tenga problemas en muchas áreas incluso el discurso, autocuidado, y la conducta emocional. Puesto que él no puede organizar respuestas motoras adaptativas simples, tienen problemas con las conductas más complejas.

El objetivo de la terapia en el niño con autismo es mejorar el procedimiento sensorial para que más sensaciones sean eficazmente “registradas” y moduladas, y para estimular a que el niño de respuestas adaptativas simples como forma de ayuda a que él aprenda a organizar su conducta. Cuando la terapia representa una diferencia, la vida del niño se cambia considerablemente; pero en este momento, la terapia no puede representar una diferencia grande en la vida de cada niño con autismo. Cuando nosotros continuemos tratando a los niños con autismo, nosotros averiguaremos mas sobre sus problemas neurológicos y desarrollaremos maneras de “llegar” a sus cerebros con estímulos sensoriales.

Extracto de “Sensory Integration and the chil. Ayres A. Jean PHD 1979

Traducido por Natalia Montecinos R. Terapeuta ocupacional Universidad de Chile.

Jefe de Ivestigacion –
Red Sensorial La técnica del cepillado

Muchos la llaman la técnica del cepillado, porque utiliza un cepillo, pero realmente es más que eso. Es una técnica desarrollada por Patricia Wilbarger que no sólo consiste en un cepillado de ciertas partes del cuerpo, como brazos, piernas, espalda, etc., sino también la compresión de las articulaciones. Esta técnica requiere un cepillo especial de tipo quirúrgico que se utiliza para lavar las heridas en los quirófanos, Este no debe arañar, hacer cosquillas o picar cuando se aplica con firmeza sobre la piel. La presión debe ser lo suficientemente firme como para que se doblen las cerdas del cepillo y que apriete todos los receptores táctiles de la zona. El cepillado debe ser rápido, moviendo el cepillo de un lado a otro por toda la zona, evitando repetir las pasadas sobre la misma área. El objetivo es cubrir una zona extensa rápidamente y seguir inmediatamente con compresión/tensión de las articulaciones. Es importante que sea uniforme y eventualmente aplicar presión profunda. Por lo tanto, se debe mantener el cepillo en posición horizontal cuando se pasa sobre la piel y continuar moviéndolo. Es mejor cepillar sobre la piel directamente. Pero puede hacerse sobre la ropa si fuera necesario aunque la efectividad no es la misma. Nunca debe “restregarse” la espalda sobre la misma área. Hacer grandes pasadas o largas, tratando de cubrir una zona amplia. Cepillar el brazo, pierna, espalda y nalgas, empezando desde arriba hacia abajo. Asegurarse de cepillar las palmas de las manos y, si es posible, la planta de los pies. Debe evitarse siempre cepillar el estómago o permitir que se cepille esta zona, porque puede crear un estado nervioso. Dejar fuera la cabeza y la cara porque éstos son espacios personales y protegidos que muchas gente no permite que se les toque bajo ninguna circunstancia. Si la persona lo hace por propia iniciativa, debe dejarse que lo haga. Si esta técnica se hace correctamente, no se siente el cepillado sino una presión con un flujo de sensaciones táctiles que se esparcen sobre el área. Para conseguirlo, el cepillado debe ser hecho de forma rápida y sobre zonas amplias, con constante movimiento. Una vez efectuado el cepillado, hay que seguir inmediatamente con compresión. La compresión se da mediante presiones rápidas de las articulaciones de las extremidades superiores e inferiores. Es importante hacer compresión en los hombros, codos y muñecas, y también en la cadera, rodillas y tobillos . Hay que repetir el ejercicio varias veces al día . El objetivo es mantener la calma en el individuo y ayudarlo a mantenerse en la zona óptima de modulación sensorial (que es de calma y alerta, pero no sobre- excitación). Si esta técnica funciona, se verán resultados positivos en el transcurso de las siguientes semanas. En algunas personas se ven desde los primeros días. Es importante que este trabajo se realice bajo la supervisión de una persona cualificada. Se deben tomar algunas precauciones: · Evitar el cepillado sobre la piel lesionada, con quemaduras, erupciones u otras áreas sensibles · Prestar atención a la persona a la que se aplica esta técnica por primera vez para detectar respuestas inesperadas. · Si la piel enrojece mientras se cepilla, probablemente sea una respuesta alérgica, o podría ser que se está cepillando mucho tiempo sobre la misma área. · Si algo inusual o inesperado ocurre, se debe consultar de inmediato. Descripcion de la tecnica:

Programa de Cepillado a Presión¡Wilbarger sugiere un buen programa de cepillado antes y después de la dieta sensorial. El cepillado permitirá liberar naturalmente endorfinas, relajando al individuo.

¡Para esta técnica se necesita un cepillo terapéutico especial y seco. Debe de tener uno para la casa y otro para el colegio.

Objetivo¡Proporcionar input sensorial controlado y organizado para ayudar a “estabilizar o normalizar” el sistema sensorial y permitirle interactuar mas efectivamente en su entorno.

¡Ayuda a liberar naturalmente endorfinas las cuales poseen varios péptidos que segrega el cerebro. Tiene un efecto de alivio natural del dolor.

¡Procedimiento: cubrir cada área de 1 a 5 veces.

La Técnica

1) ¡Colocar el brazo del adulto con la mano en pronación. Empezar por el dedo meñique y vaya por encima de la mano. Subir hasta el brazo y bajar de nuevo. Rotar el brazo durante el procedimiento para cepillar el costado y el lado frontal, llegando a la palma. (ambas caras)

¡Cepillar todo el brazo de arriba abajo. Cruce la espalda y vaya hacia ambos lados de los hombros.

2)¡Repetir el paso 1 con el otro brazo, mano y palma.

¡Para trasladarse del brazo a la pierna coloque la mano del niño sobre su muslo y deslice el cepillo de la mano a la pierna. Asegúrese que se mantienen una presión firme con el cepillo al hacer la transición.

3)¡Empezar cepillando el lado externo de la pierna. Cepillar desde la parte mas alta de la pierna hasta la punta del pie y regresar. Mover el cepillo hacia la cara interna de la pierna progresivamente. back. Luego finalmente hacia atrás de la pierna hasta la base del pie. EVITAR: cepillar la parte interna del muslo.

¡Repetir el paso 3 en la otra pierna.

Compresión Articular

1) La Compresión Articular debe ser completada de 8 a 10 veces sobre cada articulación.

2)Los pies y los dedos reciben 3 compresiones. Asegurarse que los dedos están relajados. No pellizque o apriete la piel cuando realice la compresión articular.

3)¡Hombro: Coloque una mano sobre el hombro. Coloque la otra sobre la “cubriendo” el codo.

¡Codo: Enderece el codo para que no esté torcido. Coloque las manos sobre ambos lados. Sólo apriete en ésta articulación. No jale.

¡Muñeca: Coloque las manos sobre ambos lados. Sólo apriete en ésta articulación. No jale.

4)¡Dedos: Coloque sus dedos sobre el medio de la articulación de cada dedo. Suavemente jale 3 veces. Repita para cada dedo sobre la mano. Luego repta los paso 1 -4 en el otro brazo.

5)¡Cadera: Coloque una mano por detrás de la cadera y la otra mano justo por debajo de la rodilla. Empuje la articulación. No jale. Repetir para el otro lado.

6)¡Rodilla: Extender la pierna. Colocar la mano sobre ambos lados. Sólo empujar hacia la articulación. Repetir en la otra rodilla.

¡Tobillo: Colocar una mano en el tobillo y con la otra cubrir el talón. Empujar sobre la articulación. Repetir en el otro tobillo.

Frecuencia: Cada 2- 4 horas como sea necesario.

Recomendaciones

* ¡El cepillado es más efectivo cuando tiene contacto directo con la piel. Si es posible exponer brazos, piernas, y espalda tanto como sea posible. Arremangue la camisa, pantalones y quítele el polo si es posible.
* ¡Mantenga en una posición vertical a la piel cuando se realice el cepillado. Sostenga el cepillo verticalmente si el cepillado se realiza por encima de la ropa.
* ¡La presión del cepillo es muy importante para que ele programa sea efectivo. Se debe cepillar lo suficientemente firme como para curvar las cerdas a cada pasada.
* ¡Asegurarse de que se está cepillando con la misma presión todo el cuerpo.
* ¡Cubra cada superficie una a la vez. No tiene que cepillar el brazo y la pierna.
* ¡El orden no es tan importante como el hacer bien cada parte a su momento.
* ¡Durante el cepillado y la compresión articular mantienes un contacto físico con la persona, ya sea con el cepillo o las manos.
* ¡Chequea el cepillo cada vez que lo vas a usar asegurándote que esté suave. Esto permitirá una presión firme y uniforme en todo el cuerpo.

Precauciones

¡No cepillar a niños menores de 2 meses.

¡No cepillar sobre lesiones (heridas)

¡Si el niño tiene decoloración de la piel o salpullido luego del cepillado, contactar con su médico inmediatamente.

¡Este programa debe ser implementado bajo la supervisión de un Terapeuta Ocupacional.

¡El Programa de cepillado necesita ser seguido por actividades recomendadas por el terapeuta como parte de la Dieta Sensorial. El cepillado y la compresión articular ayuda a normalizar su sistema sensorial y la conciencia corporal.
Como los problemas sensoriales afectan la conducta

Por: Frances Vega

El autismo es un desorden neurológico que afecta como la persona procesa información. Por lo tanto esto resulta en problemas de comunicación,socialización y comportamiento. El cerebro de una persona neurotípica procesa un 80% de la información dentro del sistema nervioso de manera inconsciente . En el caso de un con autismo la mayor parte de este procesa la información de manera consciente lo que requiere de una gran cantidad de energía cognitiva y esto es una de las causas que el sistema nervioso se sobrecargue.

El sistema nervioso de la persona con autismo es frágil y débil debido a multiples factores:

1) problemas de integración sensorial

2) deficiencias nutricionales

3) efectos secundarios de medicamentos

4) patrones de sueño inestables

5) desordenes gastrointestinales

6) Pobre regulación de emociones

Si a este sistema nervioso que de por si es frágil le añadimos las demandas del diario vivir se va a cargar tanto que a la mas mínima irritación la persona va a estallar y va a tener un “tantrum” o pataleta.
¿Qué es la Integración sensorial?

Veamos, cada sentido ( tacto,gusto,olfato,oido ,vista) nos provee información sobre el medioambiente que nos rodea. El cerebro integra todos estos sentidos para proveer percepción y significado a toda la información que nos rodea. La integración sensorial es la organización de toda la información que entra por nuestros sentidos y es lo que nos da un entendimiento de lo que nos rodea y es lo que nos permite formular la respuesta adecuada a los estímulos del ambiente que esta a nuestro alrededor.

Cuando una persona presenta problemas de integración sensorial su sistema nervioso esta en un estado de desequilibrio lo que causa una gran dificultad en adaptar el comportamiento a las demandas del medioambiente.

Algunos señales de una pobre integración sensorial son:

* Hipersensistividad al tacto ,a la luz, al ruido ,los olores o ninguna reacción a estos estimulos.
* Hiperactividad o falta de actividad.
* Problemas de aprendizaje

* Problemas de coordinación
* Pobre tono muscular

Algunos comportamientos relacionados a problemas de integración sensorial:

* Se distrae con facilidad
* irritabilidad
* impulsividad
* sobrestimulación
* rabietas
* conductas desafiantes

Existen tres sistemas esenciales que nos ayudan a mantenernos conectados con nuestros cuerpos:
Sistema Táctil

El sentido del tacto viene de receptores en nuestra piel y en nuestros órganos. Detecta cambios en temperatura,presión y el dolor. Muy importante para sobrevivir. Nos ayuda a discriminar por texturas,formas y superficies.
Sistema Vestibular

Esta formado por órganos sensoriales localizados en el oído interno. Nos da balance,gravedad, movimiento y dirección espacial. Coordina el movimiento de los ojos, la cabeza y los ojos. Este sentido es esencial para mantener el tono musculare, coordinar los dos lados del cuerpo y mantener la cabeza derecha contra la gravedad.
Sistema Propioceptivo

Esta formado por receptores en los músculos ,coyunturas y ligamentos.Subsconcientemente nos muestra donde esta cada parte del cuerpo localizada. Hace posible que la persona pueda guiar hábilmente los movimientos de su brazo o pierna sin tener que observar cada una de las acciones implicadas en estos movimientos. Nos permite correr,caminar,trepar y hacer todo tipo de movimientos.

Tipos de problemas sensoriales:

1)Percepción fragmentada:

* Se procesa la informacion en pedazos
* solo se escucha un par de palabras en una oración
* solo puede ver una parte a la vez ( por ejemplo cuando ve una cara ,solo puede ver la boca o la nariz a la vez)

2) Problemas de Percepción:

* doble visión
* distorsiones en profundidad y en posición espacial
* problemas percibiendo las partes del cuerpo

3) Agudeza extrema de sentidos

* Pude ver particulas en el aire
* puede escuchar frecuencias que otros no ( como la respiracion de otros,ect)
* Puede sentir ondas electromagneticas de enseres electricos ( neveras y hornos microondas)
* detecta olores que otros no

4) Mono procesamiento

* Solo puede procesar un sentido a la vez

La hipersensitividad o la hiposensitividad a estímulos puede variar al pasar el tiempo y cuando cambiamos de ambiente. La persona puede reaccionar con extrema ansiedad un dia a un estimulo y al otro dia puede mostrar ninguna reacción. Una persona hipersensitiva es una persona que se agita facílmente en presencia de un estimulo y tiende a escapar para huir de ese estimulo. Uno persona con hiposensitividad no reacciona ante los estimulos y por eso es que constantemente actua para conseguir ese estimulo.

Captura de pantalla 2016-08-02 a la(s) 18.54.33

Captura de pantalla 2016-08-02 a la(s) 18.55.12

Captura de pantalla 2016-08-02 a la(s) 18.58.58

Captura de pantalla 2016-08-02 a la(s) 18.56.30
¿Cómo podemos tratar los problemas sensoriales?

1. Modificando el ambiente para reducir la sobrecarga sensorial: Camine a su alredeor y vea que puede modificar para reducir la carga sensorial. Puede cambiar el tipo de luces, evite usar perfumes o colonias. Utilice audifonos, tapones de oidos, gafas. Minimice los colores brillantes,utilice un mp3 player con música que le agrade a la persona,para disfrazar ruidos exteriores.

2. Utilizando las siguientes terapias

o AIT – usualmente consiste de exponer a la persona a escuchar diferentes frecuencias de sonido utilizando audifonos
o lentes Irlen – utilizan diferentes lentes de colores para mejorar la percepción visual
o Optometria conductivista- utilizan diferentes lentes,prismas y filtros para corregir problemas visuales.

3. Dieta sensorial : la dieta sensorial consiste de una serie de actividades sensoriales planificadas que se incorporan a la rutina diaria de la persona para ayudar a mantener el sistema nervioso organizado y enfocado.
Como desarrollar una dieta sensorial

1. Completar un perfil sensorial para identificar sensitividades y preferencias:

Hagase las siguientes preguntas: Que tipo de estimulos el niño busca? o evita? Que lo distrae? Que lo calma? Que actividades lo sobrestimulan?

Observe a la persona

a) juegos favoritos (correr,brincar,cantar)

b) “stimming” (vueltas,mecerse,vocalizar)

c) cuando esta molesta (muerde, tira, grita)

d) como se calma ( envolverlo en la frazada, un masaje, mecerlo,cantarle)

Un terapeuta ocupacional utiliza varias escalas y evaluaciones para preparar la dieta sensorial apropiada para las necesidades de cada individuo.Las actividades que vamos a presentar son una guía. Ahora les vamos a recomendar varias actividades que se pueden hacer en casa para estimular o para calmar el sistema nervioso.
Actividades para calmar
masajes de presión profunda
sentarse en almohadas, colchones
chaleco de pesas
masaje con lociones ( mi preferida es con esencia de lavanda)
música suave ( preferiblemente clasica)
masticar chicle
chupar por un sorbete (pajilla,popote)
abrazo de oso
“squeeze balls”
baño de burbujas
Actividades para estimular

hacer cosquillas
brincar en el trampolin o en una bola de terapia
bailar
jugar en agua
musica
luces brillantes y de colores
tirar, patear pelotas
olores fuertes y estimulantes ( menta, naranja,limón)
actividades recomendas para trabajar el área táctil

1)Frotar suavemente con un cepillo de cerdas suaves alrededor de 10 veces por los brazos y las piernas

por lo menos una vez al dia.

2) masajes en las manos con loción de olor

3) “finger painting”

4) Esconder pequeños objetos en arroz, arena, habichuelas o “foam”

de afeitarse

5) jugar con plastilina

6) Hacer castillos de arena o pasteles de fango

7) “fidget toys”

Actividades para trabajar el sistema vestibular

1) Brincar en un trampolín

2) rodar

3) deslizarse por un tobogán

4) usar un Sit n Spin

5) mecerse en columpios

6) mecerse en un sillón

7) En una bola grande, siente o acueste a la persona y muevala hacia diferentes direcciones: hacia los lados,frente, atrás y en forma circular

Para trabajar el sistema propioceptivo

1)Darle diez compresiones en cada articulacion

2) Enrolle al niño en una toalla grande y dejarlos asi por varios segundos

3) Empujar o halar carritos

4) darle a comer “gummy bears”, malvaviscos ,chicle

5) juegos de video y computadora

6) “chewy tubes”

7) chalecos de pesas

8) “squeeze ball”

Para trabajar la visión:

1) tenga disponible juguetes de colores brillantes que tengan movimientos ( trompos,burbujas,caleidoscopios,viewmasters,televisores musicales,juguetes con agua, Llava lamps” Cuando el niño se estimule pegandose los objetos a los ojos, moviendo objetos o dedos frente a los ojos ,cerrando y abriendo a los ojos, prendiendo y apagando las luces, llevelo a jugar con estos juguetes.

2) en un lugar oscuro hacer los siguientes ejercicios: ( solo uno a la vez )

* Localizar una fuente de luz ( prenda una linterna o penlight) y pidale que la toque

* Alumbrar algun lugar y pedirle que toque el logar alumbrado o mencione el nombre

* Alumbrese la cara y nombre las partes las cuerpo

* Usando dos linternas mueva la luz poco a poco para pedirle que el niño siga la luz de mamá o papá con su linterna

Para trabajar el olfato

* Ponerle cremas al niño después de bañarlo

* utilizar baños de burbujas de diferentes olores

* Preparar una cajita con varios objetos de olor (potpurri, hojas de cilantro, palitos de canelas, clavos de especia y preparar proyectos de arte con ellos

Algunos consejos :

1. Escoja un lugar en la casa libre de distracciones. Puede utilizar una alfombra pequeña, o varias toallas para delimitar el espacio donde trabajaran. Preparar un “nidito” con colchas y almohadas donde el niño pueda ir a calmarse o a descansar duarnte el día.

2. Pongase al nivel de la persona para hablarle, mirándolo a la cara. Espere que haya contacto visual.

3. Expliquele a la persona lo que va a hacer antes de comenzar cada actividad

4.Prepare de antemano los materiales que va a utilizar. Tengalos a la mano y sea usted el que el controle el uso de los mismos

5.Espere con calma la respuesta de la persona . Dele tiempo para procesar la informacion

6. Utilice el tacto ,tocandolo firmemente para llamar la atención de la persona.

7. Haga tareas cortas de pocos minutos y vaya aumentando poco a poco el tiempo de las actividades hasta que pueda estar una hora diaria de trabajo con la persona.

8. Evite darle la misma actividad solo por que a la persona le agrada. Varie las actividades a menudo

9. Celebre todos los pequeños logros!!

10. Incluya pequeños recesos de 5 a 10 minutos durante la rutina diaria o la rutina escolar para realizar alguna actividad sensorial para mejores resultados.

Si deseas más información puedes contactar con Centro Atención de Temprana Tierra en los teléfonos: 78033804 / 3299897, o al email info@centrotierra.com.

Fuente: Autismodiario

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

Centro Tierra

El Centro Tierra se encuentra en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).
Direccion: Calle Colpa N° 3070 entre calles Río Moratacú y Río Quimoré, de la zona Norte.
Entre Avenidas Beni y Alemana.
Entre tercer anillo externo y cuarto.

Escríbenos

Si deseas contactar con el Centro de Atención Temprana Tierra, puedes en llamar al teléfono 78033804 / 3299897 o rellenar el formulario de contacto, le responderemos en el menor tiempo posible. Puedes rellenar el formulario desde la sección de contacto. Pincha AQUÍ

Contacto

Teléfono: 78033804 / 3299897