REFLEXIONES FORMACION AUTISMO Y CONTEXTO EVOLUTIVO

REFLEXIONES FORMACION AUTISMO Y CONTEXTO EVOLUTIVO

Aunque haya pasado unos meses del encuentro, seguimos recordando con cariño la formación recibida en Bolivia por Sergio Villalobos, Psicólogo del equipo Autismo Sevilla (España), en la formación “Autismo y contexto Evolutivo”. Aquí os dejamos algunas reflexiones sobre este día realizadas por Erika Spencer, psicóloga del Centro Tierra.

Aprovechamos de nuevo para agradecer el trabajo y la dedicación en este encuentro.

Durante la formación, mientras escuchaba al disertante y los comentarios y preguntas de los participantes, comencé a cuestionarme si el apoyo brindado a las familias es el más adecuado; ¿cómo profesionales estamos dando las herramientas necesarias a los padres para poder afrontar día a día las necesidades específicas de sus hijos?, ¿las familias se involucran en la intervención de sus hijos o ponemos una barrera para que las habilidades que adquiera el niño sean  “habilidades adquiridas y aplicadas en un solo contexto” (la sala de intervención/ el consultorio)?

 ¿Tenemos la información necesaria para guiar a los padres a realizar buenas prácticas, explicándoles con fundamentos para evitar que caigan en “curas o terapias milagrosas para el autismo”?; son muchos los temas en los que puedo reflexionar sobre la formación, pero quiero resaltar lo siguiente:

 

1.- La importancia de una detección temprana: Lo que me interesa mencionar es la importancia de que las personas que trabajan con niños en edad temprana (maestras parvularias y pediatras) puedan identificar los signos de alerta del autismo y, cuenten con una base de datos de profesionales que trabajan con personas con TEA, para poder dar referencias de profesionales en el área y así las familias puedan iniciar una intervención temprana adecuada a las necesidades específicas de sus hijos. 

Entre comeNtarios se repite la historia “el pediatra me dijo que NO me preocupe, que otros niños hablan a los tres años”; “es tímido, no habla por que no tiene hermanitos”, etc. 

Comentarios de los padres, quienes dicen que se quedaban tranquilos porque el pediatra les decía que todo estaba bien. Yo me pregunto ¿si estos pediatras no observaban que el niño no solo no hablaba, sino que no se comunicaban?, un niño de 22 meses que no responde a su nombre, no tiene contacto visual, no presenta sonrisa social, no señala, no se inmuta ante los sonidos y así puedo seguir con una lista de signos de alerta. 

Maestras parvularias que tienen “pena” o que sienten que “no les corresponde” comentar a los padres que denotan conductas atípicas del desarrollo en su niño y dejan pasar el tiempo esperando que los padres se den cuenta o que alguien más les diga.  

Debería ser parte del trabajo como terapeutas de personas con autismo, visitar guarderías y pediatras para hablar sobre signos de alertas de autismo y la importancia que ejercen los pediatras y maestras parvularias para que los niños puedan iniciar una intervención temprana.

2.- La intervención centrada en la familia: No puedo dar como un aprendizaje, una conducta que el niño la demuestra únicamente en mi sala, solo conmigo, mientras en casa todo sigue igual. Necesito que los aprendizajes se generalicen y se den en distintos contextos y con diversas personas. 

Para lograr esto es necesario involucran a las familias en la intervención, debo dar estrategias, herramientas para que la familia pueda manejar diversas situaciones en el hogar, en el parque, cuando van de compras, etc. Para esto es necesaria la participación de los padres en el proceso de intervención, conocer los objetivos a trabajar y de qué manera se trabajará cada uno de estos objetivos. 

También es importante escuchar a las familias y priorizar sus necesidades, trabajar objetivos funcionales en los niños, que le sirvan en la vida diaria. No es funcional un niño de cuatro años  que dice el abecedario completo, arma rompecabezas y enhebra cuentas, pero no sabe rechazar de manera adecuada, no avisa para ir al baño y no bebe de manera independiente en vaso.

Es aquí donde veo la importancia de recordar que mi trabajo no soy yo y el niño (terapeuta-usuario) en la comodidad de un ambiente estructurado para una sesión de una hora, en la “sala mágica” donde muchas habilidades se pueden presentar, pero que no son funcionales y que no sirven de nada si no son trasmitidas al contexto natural del niño. Es por eso que es necesaria la participación de las familias, el trabajo en conjunto.

Por esto es importante capacitar a las familias para que puedan trabajar el desarrollo de habilidades funcionales en sus niños, en un ambiente natural. Dar las herramientas necesarias. 

Los profesionales en el área debemos recordar siempre que:

 “Los terapeutas somos transitorios, las familias son permanentes”. 

Leave a Comment

*Required fields Please validate the required fields

*

*

Centro Tierra

El Centro Tierra se encuentra en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia).
Direccion: Calle Colpa N° 3070 entre calles Río Moratacú y Río Quimoré, de la zona Norte.
Entre Avenidas Beni y Alemana.
Entre tercer anillo externo y cuarto.

Escríbenos

Si deseas contactar con el Centro de Atención Temprana Tierra, puedes en llamar al teléfono 78033804 / 3299897 o rellenar el formulario de contacto, le responderemos en el menor tiempo posible. Puedes rellenar el formulario desde la sección de contacto. Pincha AQUÍ

Contacto

Teléfono: 78033804 / 3299897